Noticias sobre las redadas de inmigración: Biden anuncia que no habrá más redadas en los espacios de trabajo

Noticias sobre las redadas de inmigración

El gobierno demócrata anunció buenas noticias sobre las redadas de inmigración, se enfocará en detener a los empleadores que explotan inmigrantes y no en los trabajadores.

Durante los últimos meses, la administración Biden se dedicó a poner fin a las redadas masivas de inmigración en los lugares de trabajo donde subsisten millones de migrantes indocumentados. El actual gobierno ha optado por enfocarse en empleadores que explotan a migrantes en los lugares que se dedican a proveer trabajos para indocumentados pero en condiciones miserables e inhumanas.

El nuevo enfoque, que recibió el apoyo de grupos de defensores de los migrantes y fue muy criticado por sectores de la oposición, fue comunicado recientemente a través de un memorando oficial publicado por Alejandro Mayorkas, secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Esta medida representa otro alejamiento clave de las políticas migratorias de la era Trump. Durante la administración anterior, el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) llevó adelante la mayor cantidad de operativos anti-inmigración a nivel estatal a través de una serie de redadas en plantas de procesamiento de alimentos en Mississippi.

Las noticias sobre las redadas de inmigración durante el gobierno de Trump fueron frecuentes, y provocaron un gran temor en los millones de trabajadores migrantes que viven en los Estados Unidos. Además, en muchos casos estas persecuciones llevaron a que cientos de trabajadores se alejaran de algunos de los trabajos para indocumentados que fueron blanco sistemático de estas redadas.

El matadero de Southeastern Provisions en Bean Station, Tennessee, que proveía trabajos para indocumentados, fue allanado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) en abril de 2018.

Las nuevas noticias sobre las redadas de inmigración generan controversia entre opositores y aliados

La aplicación de la ley migratoria en lugares donde se ofrecen trabajos para indocumentados siempre ha sido un tema controversial en el debate sobre la inmigración. Los republicanos generalmente están de acuerdo con estas medidas represivas como un medio para detener tanto a los empleadores como a los trabajadores indocumentados que están violando la ley al trabajar sin permiso en el país.

Por su lado, el partido demócrata argumenta que son los trabajadores y no los empleadores quienes resultan desproporcionadamente afectados por la aplicación de la ley migratoria. En relación con esta postura, el memorando de Mayorkas apunta contra los “empleadores explotadores” y no contra los trabajadores, quienes muchas veces son explotados y carecen de otros medios para sobrevivir.

“El despliegue de operaciones masivas en el lugar de trabajo, que a veces resultó en el arresto simultáneo de cientos de trabajadores, tradicionalmente no se ha centrado en el aspecto más pernicioso del problema del empleo no autorizado en nuestro país: los empleadores explotadores. Estas operaciones altamente visibles asignaron incorrectamente los recursos para hacer cumplir la ley al tiempo que enfriaron, e incluso sirvieron como una herramienta de represalia por la cooperación de los trabajadores en las investigaciones de estándares en el lugar de trabajo”.
Se lee en el memorando de Mayorkas.

Las medidas y políticas futuras, agrega, buscarán tener “consecuencias más severas” para aquellos empleadores con el objetivo de reducir la demanda de empleo ilegal, animar a los trabajadores a denunciar la explotación laboral, y ampliar la coordinación entre instituciones del estado.

“No toleraremos empleadores sin escrúpulos que exploten a trabajadores sin papeles, realicen actividades ilegales o impongan condiciones de trabajo inseguras. Los empleadores involucrados en actos ilegales serán el foco donde se aplicarán nuestros recursos”.
Escribió Alejandro Mayorkas en su comunicado.

En Todo Inmigración nos alegra poder anunciar buenas noticias sobre las redadas de inmigración, una política que poco ha servido más que para marginalizar a la población migrante y que ha hecho poco y nada por combatir las preocupantes condiciones laborales de algunas industrias que dependen en gran medida del trabajo migrante. Creemos que una profunda reforma migratoria también deberá ocuparse de crear condiciones igualitarias para todos los trabajadores, tanto migrantes como ciudadanos estadounidenses.

Salir de la versión móvil