La reforma migratoria demócrata vuelve a toparse con obstáculos en el Senado de los Estados Unidos

Este artículo habla sobre la reforma migratoria. La imagen es ilustrativa.

La oferta de los demócratas para incluir parte de la reforma migratoria prometida a través del paquete presupuestario que se discute en el Congreso fue nuevamente rechazada.

La reforma migratoria ha sido una de las principales pilares de la campaña demócrata, y el gobierno ha intentado hasta ahora en vano introducir su propio paquete de reformas sin tener que acordar con el bloque republicano. Pero hasta el momento esto solo ha resultado en caminos sin salida, y este miércoles el último plan de los demócratas para avanzar la reforma migratoria sufrió un nuevo revés.

El parlamentario del Senado de los Estados Unidos declaró que el plan de los demócratas para brindar un camino a la ciudadanía para los millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país no podrá incluirse en el plan presupuestario de $3.5 billones que actualmente está en discusión en el Congreso. La esperanza del gobierno era introducir en este paquete de reformas sociales, climáticas y fiscales, un apartado que permitiera modificar las leyes migratorias actuales sin tener que conseguir el apoyo republicano.

Su plan inicial de hacer que unos ocho millones de inmigrantes indocumentados, incluidos los jóvenes inmigrantes conocidos como Dreamers, fueran elegibles para tarjetas de residencia fue rechazado por la parlamentaria del Senado Elizabeth MacDonough a principios de este mes. MacDonough informó a los demócratas el miércoles que su último esfuerzo tampoco estaría permitido por las reglas del Senado.

Los demócratas buscan alternativas para dar camino a la reforma migratoria

Tras el fallo del parlamentario, los demócratas se comprometieron a presentar alternativas que esperaban que sí obtuvieran la aprobación del parlamentario. El martes, se presentaron un plan para cambiar una ley existente conocida como Registro, que permite a los inmigrantes presentes en los Estados Unidos antes de una fecha determinada solicitar una tarjeta verde sin importar cómo ingresaron. Actualmente, esa fecha está fijada para el 1 de enero de 1972. Los demócratas propusieron trasladarla al 2010.

En una reunión el miércoles, McDonough indicó que estaba inclinada a fallar en contra de la propuesta, y el fallo formal se produjo poco después. En el fallo, enviado a la dirección del Senado y visto por The Wall Street Journal, la oficina del parlamentario declaró:

“El número de beneficiarios y la puntuación de esta enmienda son en gran medida los mismos que los de la propuesta anterior, que no cambia drásticamente el equilibrio entre políticas y puntaje. El cambio de estatus a [residente permanente legal] sigue siendo un cambio de circunstancias de por vida, cuyo valor supera ampliamente su impacto presupuestario».

¿Qué alternativas quedan para los inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos?

Incluso antes de la reunión de esta semana, los representantes demócratas ya habían estado trabajando en múltiples propuestas de respaldo para llevar a la parlamentaria en caso de que se rechazara la idea del Registro. Una de estas propuestas no ofrecería un camino directo hacia la ciudadanía, pero daría un conjunto más temporal de protecciones de deportación y una oportunidad para que algunos inmigrantes soliciten tarjetas de residencia.

Esa opción otorgaría a la población de inmigrantes en la mira de los demócratas (dreamers, titulares de estatus de protección temporal, trabajadores agrícolas y otros trabajadores considerados esenciales durante la pandemia) un estatus temporal que les permitiría residir y trabajar legalmente en el país. Esto además significaría que estos inmigrantes no serían elegibles para la deportación, y también permitiría a los inmigrantes que actualmente son elegibles para una tarjeta de residencia, como a través de un hijo o hermano ciudadano solicitar una tarjeta de residencia.

Los demócratas consideran en esta propuesta otorgar a esta población de inmigrantes un estatus temporal de 10 años, de modo que todos los gastos asociados para otorgarles un estatus legal se contendrían en la ventana limitada para fines presupuestarios.

En Todo Inmigración creemos que la reforma migratoria solo logrará salir adelante con el esfuerzo conjunto de los representantes, activistas y el conjunto de la ciudadanía que espera un país mejor para sus hijos.

Salir de la versión móvil